«Atlantique, una patera a la deriva»

Que una sola película sea en si misma una mezcla de cine testimonial de inmigración, drama social, cine romántico, cine fantástico y película naif de fantasmas, solo puede responder, en principio, a una cosa de dos: o es la obra de un genio, o es una ópera prima. Posiblemente, en este caso, responde más a lo segundo que a lo primero. Y sin embargo hay poderosas razones para que esta película llame la atención. Consideradas por algunos como una pequeña rareza o joya exótica de la cinematografía senegalesa (curiosamente, gran premio del jurado en el festival de Cannes, no sin una cierta polémica, y entre otros significativos premios y nominaciones) el film tiene algo especial, una amalgama de confrontaciones difícil de encontrar en una sala cinematográfica: la fuerza de la naturaleza en un entorno urbano degradado pero simbólicamente coronado por un rascacielos futurista; unas imágenes hipnóticas de una gran playa, con las olas del Atlántico y el realismo social de los jóvenes senegaleses enfrentando sus miradas al horizonte como la única esperanza para un futuro mejor; la belleza racial y sensual de sus actores, tan alejados de los arquetipos al uso, tan africanos. Y, sobre todo, esa misma sensación aventurera de poner los mimbres en una patera cinematográfica y emprender una esperanzadora travesía que acaba, como tantas pateras y tantas películas, en un estrepitoso naufragio que, sin embargo, tiene el incierto encanto de lo naif.  

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *