Mudbound, la esclavitud en el siglo XX

Por encima de oportunistas llamadas a un cine sobre los problemas raciales nunca superados, tras las críticas suscitadas hace ahora un par de años por la escasa presencia de cineastas de color en los Oscars, Mudbound nace del afán colonizador de mercados de las grandes plataformas digitales (Netflix en este caso) pero apuntando a ocupar un espacio grande en las pantallas chicas. Me explico. La adaptación de un gran best-seller del año 2008 (la primera novela de la escritora estadounidense Hillary Jordan) hubiese constituido una apuesta segura para el consorcio “salas” productoras-distribuidoras cinematográficas, como sucede con toda obra literaria que lleva vendidos cientos de miles de ejemplares en todo el mundo… pero la plataforma se llevó este gato al agua, como si se tratara de dar un metafórico golpe sobre la mesa, sin ser, quizás, para tanto.

DESCARGAR ARTÍCULO COMPLETO EN PDF 

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *