«En cuerpo y alma», corazas de la inocencia

Tras unos días de competición en la que la atención de la crítica se centraba en la nueva, y gran película, de Aki Kaurismäki El otro lado de la esperanza (no en vano, fue merecedora del premio FIPRESCI al mejor filme del año), no fue ésta la ganadora del Oso de Oro en el último Festival de Berlín, sino la húngara En cuerpo y alma. Se trata del quinto largometraje de la veterana realizadora Ildikó Enyedi, quién no filmaba desde hacía 18 años, que ha vuelto con su, discutiblemente, mejor obra. Una película que si bien en la fachada no presenta este aspecto, es en su esencia una comedia romántica, en la que, todo sea dicho, revierte sus códigos genéricos con una frescura y originalidad sin precedentes. Y un ejercicio de excelencia en la dirección que, pese a partir de una premisa arrolladora, usa ésta como excusa para derivar hacia otros derroteros temáticamente harto interesantes.

Un artículo de Néstor Juez

DESCARGAR ARTÍCULO COMPLETO EN PDF 

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *